20 ago, 2019

ENKI, EL DIOS MESOPOTÁMICO

Publicado Por: Enki Admin En: Sobre la Librería Enki Comentario: 0 Visualiz.: 30

Hoy nos han preguntado de dónde viene el nombre de nuestra librería, y como no es la primera vez, hemos decidido comentarlo aquí para que todo el mundo pueda leerla. Siempre nos ha gustado la Historia y dentro de ésta la Edad Antigua, esa época en la que aparecen los primeros escritos, los primeros textos y las primeras narraciones.

Por ello pensamos que, de tener una librería, su nombre tendría que estar ligado a los primeros escritos, la primera literatura de las civilizaciones. De entre los textos narrativos más antiguos están los mesopotámicos y de entre ellos siempre nos han gustado los mitos sobre Enki, dios de Eridu. Uno de ellos es el mito de Enki y Ninkhursag, donde narra el inicio del mundo y de cómo los dioses sumerios se vuelven mortales. Además, es el mito en donde Enki da el nombre y su función a las plantas. Ese "dar la palabra" lo vimos estrechamente vinculado a una librería, ya que no seríamos lo que somos sin la palabra (ya oral, ya escrita). Además, el dios Enki, tal y como refleja el mito de Enki y la organización del mundo, fue, no sólo el "dador de nombres" sino que también el creador de los hombres y de la civilización al enseñarles a labrar la tierra y alimentarse.

Estos son los dos mitos de los que hablo y que nos hicieron adoptar el nombre del sabio y civilizador dios babilonio:

Librería Enki. El mito de Enki y Ninkhursag

En Eridu, ciudad de la antigua Sumeria, se contaba la historia del inicio del mundo. Ése es el mito de Enki y Ninkhursag. Enki, el agua dulce, dejó en estado a la tierra, Ninkhursag. De esta unión nació la diosa de la vegetación Ninmu. En el paraíso, Dilmu, no existían ni la muerte, ni la enfermedad, ni el dolor. Enki vivía feliz con su mujer y sus hijas hasta que cometió una falta muy grave a los ojos de su esposa. Enki comió ciertas plantas antes de haberles dado una función. Ninkhursag, furiosa, le dijo que no volvería a mirar a Enki hasta que muriera. Enki enferma y se va debilitando poco a poco en lenta agonía. Finalmente, Ninkhursag se apiadó de Enki y le sanó librándole de la muerte. Debido a este hecho los dioses sumerios adquirieron naturaleza mortal.

Librería Enki. El mito de Enki y la organización del mundo

Estando Enki ocupado con la organización del mundo se dió cuenta de que necesitaba más tiempo, pues apenas podía ocuparse de labrar el campo para alimentarse y poco más. Así, después de mucho meditarlo, mandó un día a unos obreros divinos moldear al hombre a partir de la arcilla. Una vez moldeado, se lo llevó al dios Mammu y éste modeló su imagen. Finalmente, Enki le dio vida y lo puso al servicio de los dioses. Aunque Enki no compartió su divinidad con los hombres no los hizo esclavos, sino ayudantes y les enseñó el arte de la agricultura. A cambio de este conocimiento los hombres se debían ocupabar de labrar la tierra y alimentar a Enki y los demás dioses para que siguieran organizando el mundo. Viendo Enki y los demás dioses cómo los hombres cultivaban la tierra y erguían templos crearon para éstos los cereales y el ganado.

Etiquetas: ENKI LIBRERÍA

Comentarios

Deje su comentario