Veure més gran

MINGOTE RESERVADO

9788441434295

Lo mío no es vocación, ni carrera, ni oficio; simplemente tengo humor. El chiste da para comer. Lo que pasa es que yo tengo un oficio que, en este país, es como ser torero en Suecia. Es decir, que caes simpático, pero no te dejan[...]

9,95 € IVA inclòs

ColeccióClío Crónicas de la Historia
IdiomaEspañol
Nombre de pàgines320
TemaDibujo y dibujos
EditorialEditorial Edaf
Any2014
Amplària210 mm
Altura280 mm
S.L.5
Humor4

Lo mío no es vocación, ni carrera, ni oficio; simplemente tengo humor. El chiste da para comer. Lo que pasa es que yo tengo un oficio que, en este país, es como ser torero en Suecia. Es decir, que caes simpático, pero no te dejan torear. El único inconveniente que he encontrado en mi carrera ha sido el sentido del humor del país. Dicen que los españoles no tienen sentido del humor, pero eso no es verdad. Van a ver una película inglesa en la que los propios ingleses se caricaturizan, y se lo pasan de miedo; pero hacer lo mismo en España ya no les gusta. Los españoles tienen el sentido del humor mutilado. Aunque se enfaden los ejemplarizados, le contaré una serie de anécdotas. En en el guión de Soltera y madre en la vida, en el que colaboré, el personaje antipático era un practicante. Enseguida salió una carta de un practicante que no toleraba que a los de su gremio se les llamara antipáticos. Cuando se me ocurrió decir que Felipe II gobernaba como un secretario de Ayuntamiento, rápidamente un secretario de Ayuntamiento, muy ofendido, protestó. Hice otro chiste en que un nuevo rico le decía al maestro: «Aquí le traigo al niño para que me lo entretenga hasta que se haga un hombre de bien». Pues, un maestro indignado envió otra carta en son de protesta. La llaga purulenta de la censura obligó a Antonio Mingote y a sus cofrades del buen humor a afinar la intención, propinarles vueltas y vueltas de tuerca a las cosas, apuntar por elevación («creo que se dice así en artillería»), hacer ejercicios de elipsis, sobreentendidos y ambigüedades. «Esto no es deseable, pero ha tenido por consecuencia unas herramientas más pulidas y un ingenio más aguzado», confesaba el maestro a propósito de la guillotina censora. La censura rasgaba las páginas y los dibujos no aptos con un lápiz rojo. Desvelamos en esta obra todos los chistes que fueron censurados por la «santa madre iglesia del buen decoro» de turno, es decir, la maquinaria del régimen, que obligaba al director de periódico de turno a tener que censurar a su dibujante.

Related Products